09 diciembre 2011

El pintor del sombrero de malvas. Marcos Calveiro

Un joven parisino de azaroso pasado es enviado por su madre a pasar una temporada a Auvers-sur-Oise. Allí tendrá el privilegio de asistir, como ayudante, a los últimos meses de Van Gogh. El pintor tiene un espíritu libre, impetuoso, delirante, que choca con las costumbres provincianas y que lo acerca al joven. Además, Vincent le regalará maravillosas reflexiones e impagables consejos y momentos. Sin embargo, la depresión no abandonará al pintor, como bien manifiesta cuando dice que "la tristeza no acabará jamás".

El libro está lleno de historias contadas de forma muy sutil, con pinceladas delicadas y sugerentes. La vida de la madre del protagonista, la historia de amor con Adeline... No sé si es significativo o si carece de importancia, pero a mi modo de ver, el hecho de que no se nombre la famosa "oreja de Van Gogh" indica el terreno que quiere pisar el autor.
El pintor del sombrero de malvas nos adentra en lo más íntimo de la mente de Vincent Van Gogh, en sus cuadros y obsesiones, nos permite acompañarlo, llevarle los utensilios... Y además, está narrado con un talento enorme.

1 comentario:

  1. Suenta apetitoso. Gracias. (Hace unos años estuve en Amsterdam, y allí viví mi más intensa experiencia museística hasta la fecha. Suena friki, pero es que el Museo Van Gogh me dejó alucinada; también fue un viaje al interior de una persona, como comentas del libro.)

    ResponderEliminar