17 julio 2009

Polémica en UK por el registro de posibles pedófilos

Destacados autores de literatura infantil y juvenil protestan por un plan del gobierno británico para investigar y registrar posibles casos de pedofilia en aquellos que visiten regularmente escuelas.
El programa gubernamental de investigación y control de abusos a menores (el llamado Vetting and Barring Scheme), que entrará en vigor en octubre en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, creará un registro de cualquier persona sospechosa de abusos que trabaje o haga tareas de voluntariado regularmente junto a niños. Incluidas los encuentros de dichos escritores en los centros educativos.
Algunos autores han amenazado con parar sus visitas a las escuelas como protesta a una ley que obligará a dar cuenta de todo contacto "regular" e "intenso" con menores.
Se aplicará también al personal de la limpieza, a los administrativos y a los bomberos (¿¿¿???) que visiten los centros.
“Absurdo e insultante”, “(Esta ley) envenena la relación especial que existe entre los niños y aquellos autores a los que admiran”
Para Philip Pullman, el plan es “absurdo e insultante. Los niños sufren abusos en las casas, no en clases de 30 personas o grupos de 200 en el salón de actos.
Una de los aspectos más polémicos de esta legislación es la obligación de someterse a una investigación, que costará 64 libras (unos 75 €), a aquellos que realicen estas visitas. “Resumiendo, me piden dinero para probar que no soy pedófilo”, dijo Anthony Horowitz (Alex Rider). “He pasado 30 años escribiendo libros, visitando escuelas, hospitales, cárceles, llevando el entusiasmo por la cultura y el alfabetismo. Esto me parece increíblemente insultante, ya que envenena la relación especial que existe entre los niños y aquellos autores a los que admiran”.
Otra literata, Anne Fine, anunció que a partir de ahora sólo visitará escuelas en el extranjero.
“Aunque somos conscientes de que la inmensa mayoría de trabajadores y voluntarios nunca abusaría de su posición de confianza, los padres no quieren que haya adultos trabajando con niños, aunque sea de manera diaria, sin ningún tipo de investigación previa”, dijo un representante gubernamental.
Sin embargo, no todos los autores están de acuerdo con estas críticas. Anthony Browne dice que si todos los que trabajan con niños deben someterse a una investigación, entonces los escritores no pueden ser una excepción.
Según datos de la Secretaría de Interior, más de cinco millones de personas tendrán que someterse a estos nuevos controles.

Vía Radiografía Mundial

2 comentarios:

  1. Me he quedado de piedra con esta noticia. Vale que la cosa está mal... pero, efectivamente, en un salón de actos... Otra cosa sería que las/los escritores vieran a las/los niños uno por uno. Inquietante.
    Recuerdo con mucho cariño las visitas de los escritores a mi cole y a mi instituto. A ver en qué queda la cosa.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Creo que estamos creando un mundo de miedos. Mi tiempo de voluntario con menores ya ha pasado, pero...

    A ver si me aclaro con lo que quiero decir. Cada vez es más difícil encontrar profesores que quieran desarrollar actividades extraescolares, y les pagan. Si encima al típico voluntario de centro juvenil que ya le cuesta venir le vas a hacer pagar un dinero para que le investiguen pues no sé.

    Y en cuanto a los conferenciantes ya me parece de alucine. Y es raro, porque Inglaterra es la cuna de la buena técnica a la hora de dictar leyes.

    ¿O está la noticia exagerada?

    ResponderEliminar