01 abril 2009

La casa de verano. Alfredo Gómez Cerdá

Llevaba tiempo esperando este momento. SM creó hace unos años una colección particular de algunos autores escogidos. La llamaron Los libros de..., y cada libro incluye contenido adicional al propio libro hecho por el mismo autor: biografía, entrevistas, pelis y música relacionados, etc.
La casa de verano salió en 1983. Fue 2ª en el Premio Gran Angular (cuando había segundos premios), y se incluyó en la lista de honor de la CCEI. En aquella época Alfredo Gómez Cerdá era prácticamente desconocido en el mundo de la literatura infantil y juvenil. Desde entonces, el libro nunca ha dejado de venderse y ahora lo acaban de sacar en la colección Los libros de Alfredo.
No voy a hacer una reseña del libro, os voy a aportar algo mejor: las preguntas que le he hecho para la entrevista que aparece al final del libro. Con ellas entenderéis lo que para mí supone este libro.

Quince millones de ilusiones
Por Jorge Gómez Soto

Conozco a Alfredo Gómez Cerdá desde hace muuucho tiempo, exactamente desde que nací. Es posible que alguien haya leído tantos libros suyos como yo; pero más, imposible. Nos vemos todas las semanas que no está de viaje. Está como loco con mi hijo...
Y ya no daré más pistas. Bueno sí, una más, su primer apellido y el mío coinciden. Y aunque se trata de un apellido muy común, algo significa.
Efectivamente, Alfredo Gómez Cerdá es mi padre.
Como sabe que La casa de verano es uno de mis libros favoritos (no sólo entre los suyos, sino entre los de todos los autores), me propuso que le hiciese la entrevista para esta edición especial, a lo que me negué en rotundo. Sí, sí y sí.
Doy mi palabra de que todo lo que voy a preguntarle son cosas que desconozco, y estoy seguro de que sus respuestas me interesarán a mí tanto como a los lectores.

Aunque no se pueda decir que lo que cuenta el libro ocurrió tal cual, sí está basado en hechos reales: tuviste un amigo llamado Carlos, con el que compartías el gusto por la literatura, que falleció a los dieciséis años, participaste en talleres de teatro, etc. ¿Es el libro en el que más te has implicado emocionalmente?

(...)

Viendo la cantidad de libros que has escrito (te acercas a la centena), está claro que has encontrado tu “casa de verano”.

(...)

No es un libro fácil para un lector inexperto. Tiene tres voces: Tomás, Julia y el narrador, y la acción se alterna en dos periodos de tiempo: cuando los protagonistas tienen quince años, y cuando tienen treinta. ¿Has notado dificultad en algunos lectores?

(...)

Por contra, conozco a varios lectores más curtidos, con inquietudes literarias, para los que La casa de verano es casi una obsesión a la que tienen que volver cada cierto tiempo. ¿Qué sientes cuando alguien te dice que La casa de verano es un género en sí mismo o que si algún día va al psicólogo, tendrá que hablarle de ese libro?

(...)

Aunque no quiero entrar en diseccionar el libro y preguntarte por todo lo que es real y lo que no, sí me gustaría saber, por mera curiosidad, algunas cosas.
¿Conociste a alguien (Nico) que cazase lagartos y los vendiese?

(...)

¿Has estado alguna vez detenido?

(...)

¿Escribisteis Carlos y tú poemas a (o inspirados por) alguna chica? Tengo que decir que me encantan los que aparecen en el libro: "Ignoro todo. En la noche / vuelvo a descubrir tus ojos, / entreveo tu luz..."

(...)

¿Cuánto hace que no escribes una poesía?

(...)

Sé que el itinerario que describes hacia el lago Wörther lo hiciste en realidad, entre otras cosas porque yo iba en ese viaje, aunque era tan pequeño que solo recuerdo la casa de hielo bajo el glaciar del Mont Blanc. ¿Ibas con la idea de llegar a la casa de verano de Johannes Brahms? ¿Existe realmente esa casa?

(...)

Si es así, ¿habías hablado de ella con Carlos alguna vez o es algo que incorporaste a la historia a posteriori?

(...)

Me consta que sueles hacer una especie de resumen o esquema previo a la hora de escribir una novela, pero tengo la impresión de que con este libro no fue así, ¿me equivoco?

(...)

Cada vez que leo La casa de verano, sin excepción, acabo llorando. ¿Tienes constancia de que esto le suceda a otros lectores o es simplemente que a mí me llega de un modo especial por saber que es algo que le ocurrió a mi padre?

(...)

Las primeras veces que leí el libro, influido por esa idea tan extendida hoy en día de que hay que rematar las historias con la "sorpresa final", pensé que no deberías haber dicho desde el principio que moría Carlos. Ahora pienso que el verdadero mérito es conmover a pesar de saberlo de antemano. ¿Te planteaste alguna vez no desvelarlo hasta el final o surgió así?

(...)

¿Piensas a menudo en la muerte?

(...)

A veces tengo la impresión de que al escribir La casa de verano me “condenaste” a ser escritor.

(...)

La última frase del libro, memorable, es aquella con la que Tomás quería empezar un libro que hablase de ellos: "Hace mucho tiempo, Carlos y yo teníamos quince años y quince millones de ilusiones". ¿Cuántas te quedan?

(...)

Larga vida a La casa de verano.

9 comentarios:

  1. Me ha emocionado esta entrada :) No conocía el libro, pero con esta entrevista sin respuestas, ya me haces ir a buscarlo.
    Cuando hablas de tu padre, aparece una sonrisa en mi cara. Por tus palabras parece que os lleváis muy bien.
    Un saludo,
    Tanakil.

    ResponderEliminar
  2. "La casa de verano" es el único libro de literatura juvenil que me mandaron leer en el instituto y me gustó. Lo leí hace casi quince años y todavía me acuerdo bien (sobre todo de lo que lloré). Lo tomé como excepción a la regla y seguí odiando la literatura juvenil hasta que alguien me obligó a leer "Pupila de Águila" (uno de los pocos libros que he releído en mi vida). Entonces ya no me quedaron argumentos :)

    ResponderEliminar
  3. Junto a Jordi Sierra i Fabra, tu padre está entre mis lecturas favoritas :)
    Ya le puedes decir que PUPILA DE ÁGUILA nos enamoró a tooooda la clase!! Eso fue en el cole, y de vez en cuando vuelvo a abrir ese libro precioso para reencontrarme con Martina y el bueno de Igor.
    Un beso enorme para los 2!!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que no he leído La casa de verano de Alfredo Gómez Cerdá pero me has picado la curiosidad así que la próxima vez que me pase por una librería (que será mañana mismo) lo buscaré a ver si lo tienen y será el próximo en mi lista de lecturas.

    ResponderEliminar
  5. Uno de los libros de Alfredo Gómez Cerdá que más me gustan, si no el que más. Me lo leí en una edición viejísima que me prestó una amiga... buscaré ésta nueva, que las respuestas a esas preguntas parecen interesantes ;)

    ResponderEliminar
  6. Los libros de ..... son muy útiles para trabajar en el aula o en los clubes de lectura. Hace un mes, las páginas azules de Cartas de invierno y de Aire Negro de Fernández Paz "dieron mucho juego" y generaron mucha información y discusión entre mis alumnos. Las leímos y comentamos después de leer las novelas.
    Tu entrevista sin respuestas me ha impactado. Nunca había leído una con esa característica. Además me ha provocado unas ganas intensas de leer La casa de verano. Conozco bien Pupila de Águila y, sobre todo, Sin máscara que fue uno de los libros más leídos y mejor valorados de la biblitoeca de aula del curso pasado y este curso lleva el mismo camino.
    Un saludo y gracias por provocar lecturas.

    ResponderEliminar
  7. Alfredo es mi escritor favorito y a mis alumnos les encanta.
    La casa de verano me gustó pero no hay ninguno como Sin máscara.

    ResponderEliminar
  8. me he leido la casa de verano !
    y nunca he lloradoo tanto con ningun libro por sierto me lo acabe hoy !
    esta increibleee !!

    ResponderEliminar
  9. Acabo de leer el libro y me encanto, llore demasiado sobre todo cuando se muere Carlos; pienso que el libro usa como tema principal la amistad.

    ResponderEliminar