22 febrero 2012

En el corazón del sueño. Carmen Pacheco

Celeste tiene una vida deslumbrante en sus sueños que contrasta con la real. En su mundo onírico hay fiestas, batallas... y está Él, el hombre de sus sueños (y nunca mejor dicho). Con el tiempo, ha mejorado la capacidad de practicar el sueño lúcido, de ser consciente del mismo pero no despertar. Además, ha conocido en sueños a otros onironautas, que en realidad son sus únicos amigos.
Pero últimamente, una pesadilla de origen desconocido y con forma de pulpo se cuela en los sueños de todos. Alguien dormido sufre de tal forma que su pesadilla es capaz de introducirse en los sueños de un montón de gente. Celeste intuye de quién puede tratarse y buscará con un empeño casi desconocido en ella liberar a esa persona.

En el corazón del sueño tiene amor, fantasía, intriga, tormento, aventura, terror... tiene un montón de cosas y me han gustado prácticamente todas ellas. Es una novela muy original, difícilmente encasillable y llena de momentos de enorme intensidad. En la narración, el sueño se diferencia de la vigilia por un tipo de letra, algo que da mucho juego y que permite a Carmen Pacheco jugar con nosotros, engañarnos en el buen sentido. Hay un momento que me encantó. Celeste está medio dormida y medio despierta, no diré por qué, y le están pasando cosas importantes a la vez en el sueño y en la realidad. Las apariciones de la madre de Celeste son terror en estado puro. La historia de amor es la que me parece que va un poco de más a menos, o para ser más preciso con lo que pienso de "lo más" a "un poquito menos".

Por último, quería añadir que este libro está hermanado, o algo parecido, con Yo conocí a Muelle. Ambos fueron finalistas de los premios Gran Angular en esta edición de los Premios SM.

4 comentarios:

  1. Lo leí hace poco y me gustó mucho. Como bien dices, no se puede encasillar en un solo género y tiene un planteamiento original. Espero que Carmen Pacheco nos siga sorprendiendo como en esta historia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Y además, su página 45 para aquel juego que proponían en Librosfera da mucho juego... ;P

    ResponderEliminar
  3. Precisamente es el que puse. El tuyo tampoco estaba nada mal, ¿hay que fellicitarte ya?
    Para quien no sepa de qué estamos hablando: Librosfera: La página 45 y el sexo

    ResponderEliminar
  4. Por eso te lo decía. Me hizo mucha gracia llegar a la página 45 (y fijarme adrede acordándome del juego) y descubrir de dónde había salido tu cita. Respecto a felicitarme, afortunadamente NO, y crucemos los dedos, que con tanta tijera y tanta negra profecía no está la cosa como para animarse... Da casi tanto miedo como el hombre alto y siniestro de los perros que se pasea tan ricamente por el sueño compartido de Celeste y cía...

    ResponderEliminar