03 febrero 2012

Cadena de preguntas: Montserrat del Amo - Eliacer Cansino

Este tema forma parte de Cadena de preguntas.

Montserrat del Amo a Eliacer Cansino

Me interesa conocer lo que piensan otros autores y en especial Eliacer Cansino sobre los tres cauces en los que, creo, avanza la creación de Lij en la actualidad: Realismo, fantasía y magia. ¿Qué opinas de cada uno de ellos? ¿Cuál te parece más interesante? ¿En dónde viertes la mayoría de tus obras?
Gracias, Montserrat, por dirigirme tu pregunta. Ya te he dicho varias veces que mi encuentro contigo es una de esas sorpresas maravillosas que la vida me ha deparado.
Intentaré responderte poniendo en claro mi propio pensamiento sobre el asunto, ya que a menudo vivimos con ideas prestadas, que solo un aguijón inesperado nos hace repensar. Por ejemplo tu división entre magia y fantasía ya me hace pensar.

¿Podríamos llamar fantasía a la creación de un universo sin lazos con la realidad? Un universo cerrado donde las claves del sentido de lo que ocurre se inventan para esa historia. Un “universo” independiente de este que mal que bien compartimos la mayoría de los seres humanos (ando con cuidado en las palabras, Montserrat, porque cuando uno se pone a pensar todo parece confuso). Bien, aceptemos provisionalmente la definición anterior para “fantasía”.

En cuanto a magia, entiendo la introducción de un factor inexplicado, sobrehumano, en el interior del mundo “normal”. Las tramas, los problemas, se resuelven con la intervención de una fuerza que rebasa los poderes normales de los humanos.

Realismo, por el contrario, sería la literatura cuyas historias pertenecen de cabo a rabo al mundo que llamamos natural, compartido, donde el lector puede identificar lo que ocurre como algo posible dentro de los parámetros habituales y donde él mismo podría inesperadamente participar.

Por supuesto todo esto se puede matizar: no es lo mismo un poder mágico que uno sobrenatural, el poder de un mago que el de un ángel...; ni es lo mismo cuando se relata un suceso ocurrido que uno inventado... Ten en cuenta que hablamos siempre de “ficción realista” con lo cual parece que establecemos una paradoja: “realidad de ficción”.

Con estas advertencias -que espero sepas perdonar-, te diré que la fantasía en estado puro no me interesa especialmente. Me obliga a una especie de desprendimiento de mi realidad, de evasión, que, primero, me cuesta trabajo llevar a cabo y, segundo, me saca de los problemas que me interesan. Algunos leemos buscando respuestas o esperando hallar preguntas que nos orienten en el camino de la vida y, para mí, la pura fantasía no me proporciona ni lo uno ni lo otro.

En cuanto a la magia, la soporto en pequeñas dosis. Más me interesa la introducción de lo misterioso, aunque tenga orígenes sobrenaturales, pues lo sobrenatural, sí me preocupa (sobre esto publicaré un artículo, previsiblemente, en el CLIJ de marzo).

Por tanto tendré que concluir que lo que más me interesa es el realismo. Pero el vocablo realidad, es probablemente, Montserrat, el más difícil de definir. Toda la historia del pensamiento es un intento de definir la realidad. Porque ¿qué es realidad, lo que percibimos? ¿Es lo percibido por un perro igual de realidad que lo percibido por nosotros? ¿Y lo percibido por una mosca? Virginia Wolf tiene una obrita titulada Flush, menos conocida que otras, en la que cuenta una historia a través de un perro. Me interesó mucho, pero ¿es realismo, fantasía? El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hide es para mí una novela realista, que incluye una alegoría de la condición humana, aunque la transformación que sufre el personaje pueda parecer increíble.

Así que, en principio, Monserrat, las novelas que yo hago y que me interesan son historias que suceden en el mundo real, en las que ocurre algo inusual –extraordinario- que hace que esa realidad se convierta en interesante y nos empuje a seguir la historia como si fuéramos partícipes de lo que ocurre. Al compartir esos sucesos el lector debe sentirse interpelado, seducido, cuestionado y, en algún sentido, transformado. Esa transformación es un enriquecimiento de su visión del mundo. Me interesa que haya aspectos simbólicos, o sea que pongan en contacto el mundo inicial del que partimos con otros niveles de realidad a los que llegamos. Y una leve aportación de lo poético. Pero no voy a intentar definir lo poético, porque nos enredaríamos aún más. Eso será para otra ocasión.

Ah, y una última observación: una cosa es lo que pensamos los escritores y otra lo que somos capaces de escribir. La obra posee muchos ingredientes y uno, importantísimo, es que nos coja en estado de gracia. (También explicar eso pudiera parecer poco realista.)

Te mando un abrazo fuerte.

Eliacer Cansino a Daniel Nesquens

Para seguir con la cadena de preguntas y cambiar algo mi tono que quizá me salió algo solemne, nada mejor que el humor. Así que mi pregunta se la hago al que yo creo es uno de los mejores humoristas de la LIJ actual: Daniel Nesquens.

Daniel, ¿qué es para ti el humor? ¿Por qué escribes desde ese registro? ¿Qué aporta el humor que no aportan otras visiones del mundo? ¿Crees que a veces el humor es una manera de molestar?

6 comentarios:

  1. Eliacer, muchas gracias por tus interesantes reflexiones, que en gran parte comparto.
    Por cierto, a mí también me sudece a menudo eso de necesitar escribir para ordenar mis pensamientos, como si mi mente necesitase de la escritura para concentrarse.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, sí, por estas reflexiones tan interesantes. Y muchas gracias a Jorge por hacer este "invento".
    Yo estoy totalmente de acuerdo con la visión de Eliacer y comparto esa búsqueda en la lectura y la escritura. "Transformación" es la palabra clave. Matizo, sin embargo, que la "fantasía", si el mundo y los personajes están bien conformados, puede hacernos reflexionar sobre nuestro mundo, puede interpelarnos, seducirnos y también, por qué no, transformarnos. Incluso aunque ese mundo sea independiente del nuestro.
    Espero ansiosa las respuestas de Daniel.
    Gracias a todos de nuevo: Jorge, Montserrat, Eliacer y... los que lleguen por hacernos reflexionar sobre la LIJ.

    ResponderEliminar
  3. David Fernández Sifres04 febrero, 2012 11:02

    ¡Cómo estoy disfrutando esta idea! Daniel, por favor, contesta ya :)))

    ResponderEliminar
  4. Sigo la cadena como del hilo de Ariadna, un placer visitar esta iniciativa.

    ResponderEliminar
  5. Vengo sólo para unirme a las felicitaciones por este hilo (de Ariadna, ¡muy bueno!); porque la matización sobre el poder alegórico de lo "fantástico" que quería hacer ya la ha dejado divinamente expuesta Mónica un poquico más arriba. Un placer leer esta cadena. ¡Más, más!

    ResponderEliminar
  6. Interesante articulo sobre lo que define fantasia. Fantasia pueden ser muchas cosas. Ciencia ficcion y fantasia no es lo mismo: ciancia ficcion intenta explicar lo que sucede en una historia, mientras que la fantasia no explica nada, es magico...

    Rose Tasher

    ResponderEliminar