06 enero 2009

Tobi Lolness

Estas navidades he descubierto un título que va a ocupar un lugar especial en mi estantería por derecho propio. Se trata de los libros de Tobi Lolness, escritos por el francés Timothée de Fombelle. El primero, subtitulado La huída de Tobi, salió publicado hace poco más de un año, mientras que el segundo y último, Los ojos de Elisha, ha visto la luz en castellano estas navidades. Ambos libros se complementan como el inicio y el cierre de una épica historia de aventuras llena de acción, humor, algún que otro momento de terror y suspense y mucha, mucha ternura.
La historia se inicia con la fuga de Tobi, un chico de trece años, hijo de un eminente científico caído en desgracia, por las ramas de un árbol. Porque Tobi pertenece a una raza de seres humanos diminutos, de menos de dos milímetros de alto, toda una civilización que habita en un árbol que supone todo su mundo. Por eso el padre de Tobi alerta de que es importante cuidar el árbol, de que la caída de las hojas superficiales provoca un ascenso de temperatura con importantes consecuencias para todos ellos, al mismo tiempo que se pregunta si habrá vida en otros árboles y qué hay más allá de las raíces... todo un universo en miniatura en el que un simple gorgojo es una máquina de matar y una gota de agua que cae, un peligro mortal.
A lo largo del primer libro tardaremos bastante en enterarnos de por qué persiguen a Tobi exactamente; su huída está salpicada de flashbacks que nos hablan del pasado del árbol y de la familia Lolness, al tiempo que nos presentan a toda una galería de brillantes y entrañables personajes secundarios que acabarán teniendo, en mayor o menor medida, un papel importante en la trama: la familia Asseldor, el pequeño leñador Nils y, sobre todo, la exótica, inteligente y enigmática Elisha, la amiga de la infancia de Tobi, que con el tiempo se convertirá en su gran amor.
El primer libro es más infantil; Tobi tiene trece años y algunas de las situaciones se resuelven de una forma un tanto facilona, el "malo" es un personaje tonto, gordo y feo y hay muchas escenas cómicas, pese a que el gran drama de Tobi y del futuro del árbol y de sus habitantes ya se plantea desde las primeras páginas. Pero en la segunda parte, Los ojos de Elisha, Tobi ya no es un asustado niño que huye; sigue siendo un proscrito, sí, pero se ha convertido en un aguerrido y valiente chico de quince años. Las situaciones se vuelven más tensas, los personajes tienen más matices, y el nuevo antagonista de la historia es un “malo” complejo y atractivo con un terrible pasado. En definitiva, la serie empieza siendo infantil para evolucionar hacia lo juvenil sin dejar de cautivar en nigún momento a un lector de cualquier edad, para acabar con un final redondo. A destacar también las preciosas ilustraciones de ambos libros, muy acertadas. En resumen, una gran historia de aventuras, repleta de emoción y sentimiento, que recomiendo a todo el mundo, porque los buenos libros no tienen edad.

4 comentarios:

  1. Hola
    Sólo quería decir que a mí TOBI LOLNESS me resultó un libro de lo más interesante. Sólo he leído el primero pero, por supuesto, tengo aquí a mi lado LOS OJOS DE ELISHA para retomar la historia de ese microcosmos del árbol y alrededores que tanto me gustó. Estoy completamente de acuerdo con tu comentario y, como tú, recomiendo estos títulos también a los adultos.
    Aprovecho para felicitarte por tu blog que, para mí, es una referencia indispensable dentro de la literatura infantil y juvenil. Un saludo afectuoso,
    Margarita
    www.leerelmundo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me habéis despertado curiosidad. Vi el primer Tobi hace un año o así y me quedé con ganas de meterle mano, pero no lo hice... Lo buscaré.

    ResponderEliminar
  3. Este finde he visto el segundo, pero no lo pillé, a la espera de encontrar el primero.
    Tienen pinta de ser bastante originales.

    ResponderEliminar