05 abril 2014

Crónica de la entrega de Premios de SM 2014

Cristina López-Perea Villacañas y Llanos Campos, ganadoras del
 Jordi Sierra i Fabra y del Barco de Vapor. Fuente: SM
Detalles, curiosidades, etc. de la entrega de los Premios SM 2014. Anticipo que hubo tragedia.

EN LA CALLE
Antes de entrar, estuve un rato con Fernando Lalana, que me contó que con Parque Muerte (una de mis última lecturas) había tenido que quitar a última hora, con escaso margen, casi todas las referencias a Port Aventura porque amenazaron con denunciar y parar la publicación. Hay que tener mala sombra y peor humor.

También saludé a Jordi Sierra i Fabra, rodeado de algunas de sus «jorditas»: creo que se autodenominan así las ganadoras del premio Jordi Sierra i Fabra (aquí me acuerdo de Arturo Padilla, el único chico que lo ha ganado, qué mérito tuviste). En la foto, tomada por Lorena Moreno, junto con Sergio, Arlet Hinojosa y Sdelibros.


El acto tenía lugar, por si alguien no lo sabe, en el edificio del reloj de las uvas de la Puerta del Sol

EN LA GALA
La podéis ver completa aquí, con sus actuaciones, sus trucos de magia, sus discursos, sus vídeos y, por supuesto, lo más importante, sus entregas de premios.




Elena Moreno, Mónica Rodríguez, el reportero «lijero» más dicharachero: Javier Fernández Jiménez y yo nos sentamos en la tercera fila, cerquita, para ver si nos salpicaba algo del premio.

Presentó la gala el mago More (familiar directo de Rick Moranis, como podéis comprobar aquí). Estuvo muy divertido. Todavía me acuerdo del chiste del niño que tenía una madre psicóloga y un padre telépata y que, como no podía ser de otra forma, salió psicópata.

Ahora os propongo un juego. Descubrid los dos patinazos.
Patinazo 1: Minuto 22:35 del vídeo, aprox.
Patinazo 2: Minuto 58:05 del vídeo, aprox.
Soluciones, al final del tema**

Entrega del Barco de Vapor a Llanos Campos por El tesoro de Barracuda.
Entrega del Jordi Sierra i Fabra para menores de 18 años: a Cristina López-Perea Villacañas por Siete formas de ver el mundo.
El Gran Angular fue declarado desierto. (Algún día voy a presentar un libro a un concurso con el título «Declarado desierto»).
Gif animado desértico y salvaje dedicado a nuestra gifóloga
favorita, Carmen Pacheco, a la que echamos de menos
EN EL CÓCTEL
Pasamos a la otra parte de la sala, que es donde mejor te lo pasas. Si te pierdes de alguien es probable que no lo vuelvas a ver, o que aparezca persiguiendo al camarero que lleva la bandeja de las bebidas. «¿Has visto a Fulanito?», «¿te habías presentado a alguno?», «da recuerdos a Menganito», «¡qué simpática es la ganadora del premio!», «¿habéis visto el mensaje oculto en la ilustración del libro?», «Creo que Begoña Oro no ha venido», «¿nos hacemos un selfie? Yo prefiero una autofoto», «vamos a mandarle un mensaje a Sifres, para que rabie de envidia», «No entiendo por qué no han invitado a los de El templo»...

Jesús Díez de Palma, Mónica Rodríguez, Elena Moreno, Javier Fdez. Jiménez y yo
Hablé con un montón de amigos y conocidos: Laura Gallego, Paloma Muiña, David Lozano, Javier Ruescas, Elvira Menéndez, Juan Ramón Alonso, Paz Rodero, José Morán, el grupo de SM (Brandariz, Elsa, Paloma, Berta, Xohana, Lara, Marta, etc.), José Luis Navarro, Pablo C. Reyna, Catalina González Vilar, Roberto Santiago, Rafael Salmerón, Gemma Lluch, Pedro Cerrillo, Carlos Villanes Cairo... y muchos más que no he nombrado no porque se me haya pasado, sino porque, como ya dije en otra ocasión, trae buena suerte que alguien olvide mencionarte en una crónica de premios literarios, lo he oído por ahí.

Llegados a este punto, os preguntaréis, los que tengáis buena memoria, por la tragedia anunciada. Todavía se me caen las lágrimas al recordarla. Me cuesta hasta escribirlo. Reúno fuerzas, respiro hondo y lo suelto, así, sin anestesia: ¡No hubo fuentes de chocolate! Lo quisieron arreglar con unas monedas de chocolate que te daban, junto con el libro ganador, a la salida, pero no es lo mismo. El libro sí que dan ganas de comérselo.

**La isla de Bowen, de César Mallorquí no ganó ningún premio de SM, sino de Edebé.
**El tesoro de Barracuda no tiene 77 páginas, sino 152 páginas (se rumorea que lo dijo porque era lo que ocupaba el archivo de texto que le enviaron)

6 comentarios:

  1. Ya esperaba tu crítica.
    Hombre, el segundo patinazo, más que dejar en evidencia a la princesa, la deja en buen lugar (es más pesado leerse un .doc a pelo que el libro terminado, con lo chulo que quedó).
    Al acto le quitas los discursos (los de las autoridades. Los de los premiados siempre molan) y se queda una cosa muy entretenida. Claro que lo de después es la chicha, claro. Algunos nos vemos de año en año.
    Eso sí, si el año que viene están también los que faltaron en esta edición, mejor que mejor.

    ResponderEliminar
  2. Una estupenda reseña del acto, la verdad es que no lo habría contado mejor, jeje.

    ResponderEliminar
  3. Son patinazos sin importancia. Los pongo como curiosidades, no para dejar en evidencia a nadie. Y menos a la princesa. Este blog es muy de Doña Letizia.

    Fue un placer estar con vosotros.

    ResponderEliminar
  4. Fue un placer encontrarte, charlar y ahora leerte ;)

    ResponderEliminar
  5. Oh, mierda. Ya no participo en el reparto de buena suerte. Pero quién necesita suerte cuando tiene ilusión, y a mí me ha hecho mucha verme mencionada y encontrar aquí en los comentarios a algunos de los que me habría encantado ver en la fiesta de haber podido ir. Snif. Gracias por la crónica. Mola cotillearla cuando uno ha ido, pero cuando no ha ido, consuela, que es aún mejor.

    ResponderEliminar
  6. Jorge, buena entrada.
    Sin duda nuestra literatura infantil atraviesa una crisis galopante. Dos muestras de gran calado: la más grave, tú la citas, es la ausencia de fuentes de chocolate blanco y negro con fresas en la inolvidable fiesta de los amigos de SM.
    La segunda, la ausencia de stand del gremio de editores de España en la Feria de Bolonia (sí lo tenían Galicia y Cataluña, según me contaron). ¿Dónde se citaban los editores para reunirse y hacer sus negocios? En el picnic de ron y chocolate de Ekaré...

    ResponderEliminar