28 abril 2014

Adios, Gabriel García Márquez


Como sabéis, los que lo sabéis, soy bastante estricto con respecto al tema de este blog. No suelo traer a él noticias, eventos, etc. por muy importantes que sean, a menos que tengan relación con la literatura infantil o juvenil. Por eso se la he buscado a Gabo, porque un blog de literatura (apellídese como sea) no podía pasar por alto el fallecimiento (el 17 de abril) de uno de los más grandes escritores que he leído.

Dejemos que el propio Gabriel García Márquez nos cuente el cuento de La luz es como el agua, un cuento en el que los protagonistas son dos niños y que ocurre en Madrid.



Y aquí un fragmento de su discurso Por un país al alcance de los niños:
Por lo mismo, nuestra educación conformista y represiva parece concebida para que los niños se adapten por la fuerza a un país que no fue pensado para ellos, en lugar de poner el país al alcance de ellos para que lo transformen y engrandezcan. Semejante despropósito restringe la creatividad y la intuición congénitas, y contraría la imaginación, la clarividencia precoz y la sabiduría del corazón, hasta que los niños olviden lo que sin duda saben de nacimiento: que la realidad no termina donde dicen los textos, que su concepción del mundo es más acorde con la naturaleza que la de los adultos, y que la vida sería más larga y feliz si cada quien pudiera trabajar en lo que le gusta, y sólo en eso.

1 comentario:

  1. Me ha encantado tu post. ¿Por qué al final nos dejamos arrastrar por la corriente poderosa de la uniformidad y los estándares creados? al final somos adultos grises de mente plana y llenos de convencionalismos. Pero que difícil a veces es salirse del camino marcado del redil... quisiera que mis hijos no perdieran nunca esa innata y espontánea curiosidad por el mundo y su capacidad de análisis, tan básica y sencilla, pero aplastante.

    ResponderEliminar