21 abril 2014

Cadena de ilustradores: Javier Zabala a Carme Solé Vendrell


Javier Zabala a Carme Solé Vendrell
¿Por qué crees tú, Carme, que en España hay tan pocos ilustradores veteranos en activo? Y por veteranos me refiero a los artistas que lejos de abandonar su actividad a los 65 años, "mueren con las botas puestas" y siguen en activo hasta el fin de sus días, como los David Mckee, Jozef Wilkon, Eric Carle, Max Velhuis, Dusan Kallay y tantísimos otros en los países que nos rodean.
Javier, tu pregunta me parece muy interesante, responderé en primer lugar con una introducción que responde en parte y que es importante puntualizar.

En España quedamos bastantes ilustradores e ilustradoras que a pesar de nuestra edad seguimos en activo, con mas o menos producción.
Nuestros míticos Asun Balzola y Ulises Wensell trabajaron hasta el fin de sus días con todo su saber y con las botas puestas, Asun en los últimos años escribía mas que ilustraba pero ahí estaba en su mesa de trabajo a pesar de las dificultades físicas que tenía. Ulises trabajó hasta el final principalmente para editoriales extranjeras, quizás por esta razón su trabajo era poco presente en nuestras librerías. Seguimos con mas o menos producción, José Ramón Sánchez, Miguel Calatayud, Viví Escrivá, Pilarín Bayés, Luís de Horna, yo misma, Fina Rifà, Gemma Sales, etc.

No obstante entiendo bien el trasfondo de tu pregunta con el que estoy totalmente de acuerdo y que me permite decir algo que siempre he pensado y que en las ferias del libro es una pregunta recurrente que se nos hace: ¿Quién es tu editor en España?, seguida de otra: ¿Tantos libros has ilustrado? ¿Por qué? Mi respuesta a tu pregunta va en este sentido.

Foto de Francesc Àvila
Los grandes que tu nombras, son ilustradores que han tenido “su” Editor, han tenido una editorial que les ha apoyado y que ha editado sus propuestas personales, apostando por ellos, buscando coediciones, haciendo grandes “sus” ilustradores, creciendo con ellos, David Mckee/Andersen Press, Józef Wilkon / Bohem Press y Nord Sud Verlag, MaxVelthuijs / Andersen Press, creo que Eric Carle y Dusan Kallay por razones distintas también han tenido su editor, añadiría a esta lista Kvéta Pacovska y Lisbeth Zwerger / Michael Neugebahuer, Tony Ross, Michael Foreman, Satoshi Kitamura / Andersen Press, Roberto Innocenti / Creative Editions y así muchos de los grandes nombres de nuestra profesión. Personalmente, durante algunos años, tuve “mi” editor en HYMSA, allí pude hacer una serie de títulos que forman parte de mis clásicos, pero a diferencia de los editores que antes he mencionado, tuve que buscar yo misma los coeditores, encontré en Casterman y Blackie una complicidad tanto para editar como coeditar que me permitió hacer un trabajo sólido y coherente y crearme un lugar en el plano internacional. Muchas ferias y mucho empeño durante una etapa larga de mi vida dieron su fruto mientras ilustraba libros de texto y obras de encargo para poder poder vivir únicamente de la ilustración. Creo sin ninguna duda que esta ha sido la tónica de los ilustradores de mi generación y es la respuesta a tu pregunta, el cansancio de batallar en tantos frentes, de buscarse la vida, de anticipos bajos, de no tener apoyo entre otras cosas, ha hecho que muchos y buenos, hayan tirado la toalla.

Y seguimos así. Me parece que la situación en este sentido no ha variado mucho.

Carme Solé Vendrell a Maria Espluga

Mi pregunta es para Maria Espluga.
Maria, ¿Qué ha significado para ti ser hija de ilustradora y de diseñador gráfico? ¿Ha facilitado tu camino o te ha creado dificultades? ¿Cómo has vivido la constante comparación con el trabajo de tu madre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada