27 marzo 2009

Crónica de los Premios SM II

Nos habíamos quedado en que se entregaron todos los premios (aquí la foto de familia, para distinguir a los autores-ilustradores de las autoridades basta con mirar si tienen o no algo en las manos). Nosotros pasamos a otra zona, donde iban y venían bandejas con pinchos variados y copas.
Con la primera que hablé fue con Carmen Pacheco, conocida de este blog, que venía con su hermana (señal de que era también finalista, ya que no se pueden llevar acompañantes salvo en ese caso). Sabía que se había presentado a los dos y resultó que ¡¡había sido finalista de los dos!! Qué campeona... y putada elevada al cuadrado. Cabe introducir aquí un fragmento de La vida es sueño:
Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.
¿Habrá otro, entre sí decía,
más pobre y triste que yo?;
y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que otro sabio iba cogiendo
las hierbas que él arrojó.
De todas formas, aunque ese día quizá no pensase así, ella no estaba en peor situación que la mía ni que la de nadie, al revés, tenía dos libros finalistas, lo cual es algo al alcance de muy pocos. Nos consolamos y nos conjuramos: "Somos el futuro".
Luego hablé con la editora de SM, me dijo que había sido una edición muy competida y que se había batido el récord de originales presentados al Gran Angular. Creí entender que me publicarían el libro, aunque no era el lugar para comprometerse en firme.
También estuve un rato con los reporteros 2.0 y con la que organizaba todo lo referente al 2.0. En la foto, de izquierda a derecha, Javier Ruescas (youtubeman), Santiago García Clairac, Nerea (Flickrwoman) y Cronista (Twitterman). Así que ya sabéis quién hizo la mayoría de fotos de estas crónicas.
También estuve con Fernando Lalana, que acaba de publicar su libro número 100, con Heinz Delam, con David Lozano, cuya puerta oscura se ha abierto por segunda vez, con Ana María Romero Yebra y conocí a un escritor del que sospecho que hablaré más veces en este blog: Daniel Hernández Chambers (autor de La ciudad gris).
El final de fiesta fue con frutas bañadas en chocolate.

Con la emoción del acto, el encuentro con gente, etc. parece que la euforia te protege, pero al día siguiente me dio un poco de bajón. Nada grave.
El importe de los premios, el año que viene, será de la mitad: 50.000 € cada uno. A mí me da igual, las otras veces que me había presentado fueron en la etapa anterior a los 100.000 €, cuando no sé si era de 12.000 € (en pesetas) o algo parecido.
Como escribo lento, no creo que para el año que viene me dé tiempo a tener un libro (y aunque fuese así, es difícil que fuese finalista) así que dentro de un año haré una crónica más breve y en la que me implique menos.

1 comentario:

  1. Hey, amigo, yo cultivo mi propio huerto :PPP
    Y recuerda, no sólo somos el futuro sino también el presente continuo.
    Un beso!

    ResponderEliminar