22 noviembre 2013

El señor de las aguas. Miguel Luis Sancho

Paseando por la playa, una noche, Marco ve unas extrañas luces en la bahía que giran bajo el mar y que desaparecen en la profundidad del mar. A partir de entonces, le van a ocurrir y va a sentir muchas cosas en muy poco tiempo. En el instituto, conoce a Diana, una chica nueva que se ha instalado con su madre, escritora, en una casa cercana al faro. Ambas empezarán a recibir amenazas anónimas para que abandonen su hogar. También va a descubrir a su padre traficando, o haciendo algo turbio, en el puerto. Por otra parte, un extraño anciano con apariencia de marinero aparece y desaparece avisando y aconsejando a los protagonistas.

El señor de las aguas, de Miguel Luis Sancho, es una historia de intriga, aventura y fantasía que ocurre en un marco muy sugerente, la Costa da Morte. Podría haber sido una historia realista de narcotraficantes, pero tiene el añadido, habitual en Miguel Luis, del toque fantástico, que aparece en diversas ocasiones, algunas de forma sorprendente, como cuando Diana lee en el libro que su madre lo que le está pasando a Marco. También tiene algunos giros inesperados (uno sí que lo esperaba), tanto reales como fantásticos. Es un libro escrito de forma ágil, concreta y sencilla, en el buen sentido de la palabra.

Nota al margen: Algo que me  ha incomodado, aunque ligeramente, ha sido  el encontrarme en muchas  ocasiones, en una misma línea, diferentes   espacios de separación  entre palabras. No  es importante, pero creo que los editores podían tener más cuidado  con ello. (Lo he hecho en este párrafo, para que veáis que tampoco es tan grave).

3 comentarios:

  1. Buena recomendación para un libro que lo merece. Me entusiasmó también su lirismo con un toque justo y sin entorpecer la narración.

    ResponderEliminar
  2. Gracia, Jorge, por la reseña.
    La verdad que no la esperaba.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A mí también me encantó este libro de Miguel Luis Sancho. Muy bien escrito, muy bien llevada la narración y con un final impactante.

    ResponderEliminar