19 enero 2011

XIV Premio de Literatura Infantil "Leer es Vivir", declarado desierto

Es una pena que entre más de trescientos originales no hayan encontrado ninguno digno del premio. El jurado es de absoluta solvencia, por lo que habrá que creer en su criterio. Por parte de Everest, Ana María García Alonso y Raquel López Varela, y además Esther Madroñero (de la librería Kirikú y la Bruja) y Pablo Albo.
Como ya he dicho en muchas ocasiones, un premio desierto es un "fracaso" de los escritores, pero también del premio en sí y de la editorial. Desde luego, es algo que no desea ninguna de las partes.

17 comentarios:

  1. La verdad es que es preocupante que no hayan encontrado ningún original que crean merecedor del premio entre más de trescientos manuscritos presentados... O_O
    No sé que pasa ultimamente con los premios infantiles, que están un poco "gafados" y la mitad de ellos se declaran desiertos...

    ResponderEliminar
  2. Lo que es realmente triste para los escritores es que se premien y publiquen libros de escasa calidad: con temas importantes, pero tratamiento deficiente, o con temas superficiales y tratamiento todavía peor: o cualquier otra combinación infeliz. Otra cosa es que primen las consideraciones comerciales y que, como los tiempos están difíciles, la editorial prefiera que el jurado de abstenga y se ahorran así los euros del premio. Que de todo hay en la viña...

    ResponderEliminar
  3. No acabo de entender que se hayan seleccionado unos finalistas, que se hayan publicado sus títulos, suerte que no los nombres de los autores, para luego dejarles a todos ellos con la miel en los labios.
    Me da qué pensar esa última idea que nos ofrece perojuanez más arriba...

    ResponderEliminar
  4. Hombre, lo cierto es que si se han seleccionado unos finalistas y después de todo se ha declarado desierto, da que pensar... Es como si a última hora hubiesen decidido detener el premio y no hubiera otra salida más que esta.

    Como escritora me dolería mucho presentarme a un concurso y que no hubiera ganador pues, cuando hay un ganador, te consuelas pensando que su obra es mejor que la tuya y merecía más el premio que tú aunque la tuya no fuera mala. Declararlo desierto es como decir que no hay ninguna que valga mínimamente la pena...

    ResponderEliminar
  5. El premio "Leer es vivir" ha sido convocado 14 veces, y ha sido declarado desierto 7 de ellas en la modalidad infantil. Personalmente me siento muy defraudado. 300 obras a concurso, finalistas escogidos y aplazamiento del fallo un mes sobre la fecha inicial. Los ánimos están caldeados por aquí...

    ResponderEliminar
  6. Como jurado de este premio, y creo que el resto comparten mi sensación, mi mayor deseo hubiera sido el de dudar entre varios originales maravillosos... pero no fue así ... Creo que no es posible premiar una obra que no merece ser publicada... creo que muchos piensan que es fácil escribir para niños pero, yo pienso que no es así... Como librera me resulta difícil encontrar algo que me entusiasme para esta edad. Fue muy frustrante no encontrar un original que nos pareciera digno de premio. Os animo, si sois escritores, a tomaros esta franja de edad en serio y ofrecerles calidad, originalidad...
    Ester Madroñero

    ResponderEliminar
  7. Disculpas Ester. En ese caso me retracto con las orejas gachas. Personalmente he intentado enfrentarme a esa franja de edad, y no es nada fácil como bien dices. ¿Sería pedir demasiado tú opinion de mi humilde intento?
    La falta de perspectiva a veces nos nubla...

    ResponderEliminar
  8. Cuando quieras:)
    Me puedes encontrar en la librería ( física o virtual) o por Facebook.

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente es una pena que se declare desierto un premio. Creo que cuando nos animamos a enviar una obra a concurso debemos sentirnos bien por haberla escrito, si no fue seleccionada habrá que leerla, pasado un tiempo, y ser autocríticos, si vale la pena tal como está no habría que desanimarse y enviarla a otro concurso, si necesita más trabajo, pues a reescribirla.

    ResponderEliminar
  10. Yo, como digo en el tema, no dudo del jurado ni creo en el "no damos el premio por la crisis". La conspiración externa nos evita la autocrítica. Es algo muy humano.
    Pero tampoco se ha hecho todo bien. Dar a conocer los finalistas sin su permiso (si ha sido así) no es muy apropiado, ni el retraso en la fecha del fallo.

    ResponderEliminar
  11. Sobre retrasos de fechas...no se nada...yo leí con atención y cariño las obras finalistas, como debe hacer cualquier jurado...supongo. Los originales estaban bajo plica y aunque se anunciaron los títulos, no se conocía el nombre de sus autores. Podéis pensar lo que queráis pero, hay que ofrecer algo mejor a los niños. Podéis enredar y pensar que hay miles de cosas ocultas pero, la realidad no es esa.

    ResponderEliminar
  12. No hay que darle mayor importancia. Los premios generan este tipo de cosas. Todavía me acuerdo de los premios de SM de 2009 (en los que fui finalista, por cierto). Se pueden ver los comentarios en el blog que abrió SM para dar mayor transparencia al premio. Unos quieren que se den los finalistas, otros no; premios amañados, intereses comerciales, puertas cerradas... el repertorio completo.
    Tema en el que se anuncian los premiados y los finalistas
    Tema en el que se dice que ya se ha llamado a todos los no finalistas a los que se va a publicar
    Ikima también se acordará de esto.

    ResponderEliminar
  13. Y yo también lo recuerdo, porque también me presenté. Madre mía la que se montó!

    ResponderEliminar
  14. De todos modos, en defensa de lo que puede haber ocurrido en este premio, creo que sí que es difícil acertar con esta convocatoria. Leyendo sus bases, se nota que buscan una obra con unos objetivos temáticos muy claros y no me parece nada fácil alcanzarlos con una buena obra sin caer, por ejemplo, en el didactismo. Por eso imagino que ha quedado tantas veces desierto, porque las exigencias de la propia convocatoria impiden que se publique una obra por muy buena que sea ya que no se adapta a los objetivos temáticos...

    ResponderEliminar
  15. Agitar las rabias es lo que toca, principalmente por el desconocimiento, pero partiendo de una honesta confianza lo que hago yo es felicitar por tan coherente decisión, que luego nos quejamos de bazofias...

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  16. Tesifonte Malfeito23 enero, 2011 16:21

    Entre trescientos originales presentado había más de uno publicable, me apuesto una cena, Y por consiguiente, merecedor del premio. El problema es que esos buenos originales no estaban entre los finalistas. Y llegamos al meollo de casi todos los premios: ¿quién hace la preselección? Ese jurado de "sabios" de los que se publica el nombre solo lee los finalistas, no lo olvidemos. ¿Cuántas veces los mejores libros presentados a un concurso no han llegado a la fase final porque alguien previamente los ha excluido?

    Y dicho esto, el nivel medio de las obras presentadas a los concursos españones es muy bajo. Pero hablar de ello nos llevaría a otro tema muy interesante, pero que no viene a cuento en esta entrada.

    ResponderEliminar