10 enero 2011

Seguimos con las despedidas: María Elena Walsh

Me entero de la triste noticia a través de ¡Miau! El blog de Cuatrogatos y de Mi Libroteka.
Se pueden ver muchos datos sobre la escritora y compositora argentina, sus libros o sus discos, en una gran cantidad de sitios, como por ejemplo en el dossier de Cuatrogatos o en el Ministerio de Educación de Argentina.
Algunas de sus obras más conocidas en España son Dailan Kifki y El reino del revés. Serrat ha musicado alguno de sus poemas.

6 comentarios:

  1. Ufff, ¡qué gran pérdida! En mi caso amenizó muchas horas de coche en la infancia con sus canciones. Merece la pena pararse a escucharlas porque son buenísimas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jorge por mencionar mi blog. Realmente es una grán pérdida, muchísimas generaciones crecimos con sus canciones y libros, aún lo sigue siendo y lo seguirá siendo...porque los clásicos nunca mueren y ella lo es...
    Un beso desde Bs.As.!

    ResponderEliminar
  3. Lo he escuchado hace un ratín por la radio, qué pena. Crecí con las canciones de esa mujer :).

    ResponderEliminar
  4. Tengo 50 y soy argentino; la señora María Elena fue como una tía para mí; aunque sé que ella no aceptaba sobrinos, no era así de sentimental.
    Me enseño que un Andrés puede vivir en el Reino del Revés, si tiene buena compañía.
    Un hasta siempre en mi nombre y en el de mis 1.530 chimpancés, (que si miras no los ves).

    Andrés Sobico

    ResponderEliminar
  5. Viva la Reina Batata, un aplausa a su creadora...

    ResponderEliminar
  6. LA VIDA ES MUY TRISTE SIN DICCIONARIOS

    (Homenaje a María Elena Walsh,
    que dijo esta frase en una entrevista)


    La vida es muy triste sin diccionarios,
    sin palabras que llevarse a la boca
    –o a la punta de los dedos- para decir
    quién eres,
    cuáles son tus deseos,
    a quién esperas cuando te quedas solo.

    La vida es muy triste sin diccionarios,
    sin brújulas para llegar
    a la siguiente curva del camino,
    sin mapas para leer el territorio
    de tu propia sombra.

    La vida es tan triste sin diccionarios
    que al deshacer tu equipaje puedes descubrir
    cualquier día
    los andrajos de un desconocido.

    Sin las letras secretas de su nombre
    tatuadas en la piel del aire
    que respiras,
    así de triste es la vida sin diccionarios.

    12 de enero de 2011, al enterarme (demasiado tarde) de la noticia de su muerte

    ResponderEliminar