29 diciembre 2010

Palito

No he leído todavía El pequeño Hoplita, el primer libro de literatura infantil de Pérez Reverte, pero al encontrarme con la crítica del Libroadicto Javier Munguía me ha venido a la memoria la manía de algunos recién llegados (porque Pérez Reverte es un recién llegado a la literatura infantil) de venir a sentar cátedra y a abrir los ojos al resto de los pobres mortales.
Pérez Reverte dijo que su libro trataba de temas no habituales en la literatura infantil: el valor, la lucha, la lealtad, morir, matar, la traición... Es comprensible si, como decía en un artículo de El Semanal, reduce la literatura infantil al "pirata Chapapata y la gallina Cucufata, Wolfi el lobo bueno y generoso, la habichuela Noelia y cosas así".
Otro ejemplo ya lo pusimos en este blog cuando Lucía Etxebarría publicó La fantástica niña pequeña y la cigüeña pedigüeña. Decía que lo había escrito porque no encontraba ningún libro para niños que les explicase por qué hay niños de muchos tipos y de muchos colores.

La literatura infantil no es un coto privado, un círculo cerrado de gente que se defiende de intrusiones externas. Caben todos, y más, escritores reconocidos como los que nombro, pero hay formas y formas de entrar. Sería recomendable hacerlo con un poco más de humildad, con intención más de aprender que de enseñar.

8 comentarios:

  1. Lo mismo digo: tienes toda la razón.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Domadora y Nohemí.
    Por cierto, Domadora, ya no me acuerdo de si te contesté a lo de mi padre. Me imagino que te daría corte, pero no pasa absolutamente nada. Además, me hizo mucha ilusión que te acordaras de mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, nada que decir, solo que estoy completamente de acuerdo contigo y que no extraña nada lo que han dicho. Ellos se consideran seres de otro mundo, superiores a estos "incultos" que se dedican a escribir historias para niños porque su cabeza no da para más. Señor Pérez-Reverte y señora Etxebarría, acompáñenme un día a una librería infantil y les demostraré que estan completamente equivocados. Ya me supongo que ni así podrían bajar del burro, pero no todo el mundo pasa por delante nuestro, a veces tenemos que ser nosotros los que salgamos a descubrirlo.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, J, me dio corte, pero al mismo tiempo fue un gran placer conocerle y escucharle. No en vano yo soy de esa generación que ha crecido con sus cuentos.
    En cuanto a lo de acordarme de tu blog, ¿cómo no iba a hacerlo, si lo considero un sitio de referencia sobre LIJ?

    Que tengas una alegre salida de año y que 2011 te traiga salud, alegría y muchos proyectos literarios.

    ResponderEliminar
  5. Señores autores consagrados que pontifican sobre literatura infantil o juvenil:
    ¡Pásenme otra gamba!

    ResponderEliminar
  6. Creo que para escribir y pontificar sobre LIJ hay que leer bastante literatura infantil y juvenil. Si se quedaron estancados en su niñez o poco después...Yo les pasaría una lista de libros imprescindibles que quizás se perdieron.
    Feliz año a todos.

    ResponderEliminar
  7. totalemente de acuerdo, muy buen blog. saludos
    http://pequenoparentesis.blogspot.com/

    ResponderEliminar