11 julio 2014

No siempre serán así las ventas ni las opiniones de la LIJ

Ilustración de Pawła Kuczyńskiego
El sector de la literatura infantil y juvenil, que presumía de haber aguantado el tirón mucho mejor que el de la de adultos, también nota los efectos de la crisis. Lo analizan en el artículo de El País El libro infantil y juvenil sigue su caída en ventas. Los datos son del informe de Hábitos de lectura y compra de libros en España 2012. No podía ser de otra forma. No deberíamos sorprendernos de que con una crisis tan larga como la que nos están imponiendo, en la que la gente se priva de viajes, de ropa que no sea necesaria, de salir a menudo a tomar algo, cuando no de cosas mucho más esenciales, no se resienta también la venta de libros.

De todas formas, también tengo la sensación de que, al margen de que las cifran avalen el artículo, este tipo de opiniones son las mismas que cuando salga un libro o saga que vuelva a partir la pana (que saldrá), inmediatamente hablarán de una nueva época dorada de la LIJ. He leído artículos y reflexiones en ese sentido en numerosas ocasiones: suelen ser bastante simplistas y analizan la realidad a golpe de fenómeno literario. Que a un hotel le vaya muy bien, por poner un ejemplo, no quiere decir que la hostelería al completo esté fenomenal, y viceversa. En la actualidad coincide crisis económica con ausencia de algún libro megasuperventas, lo cual hace que todas las opiniones parezcan bien fundadas y apunten hacia la misma dirección. No siempre ha sido así y no siempre lo será.

2 comentarios:

  1. Desde el punto de vista de los docentes, se ha notado la crisis en la compra de lecturas juveniles. Muchos departamentos estamos invirtiendo en la compra de lotes de lecturas de referencia para poder prestarlos, porque muchas familias reconocen que no pueden comprarlos. De todos modos, me da la impresión de que el gasto en libros es el primero que se sacrifica, y muchos alumnos que se permiten gastos superfluos optan por no gastar en lecturas. Seguro que en esto no somos finlandeses...

    ResponderEliminar
  2. La LIJ muere porque es un círculo cerrado en el que no pueden entrar autores nuevos a traer nuevos aires.
    Los que tienen decenas de libros publicados y vienen haciéndolo desde los 80 redundan en las mismas historias complacientes que a nadie ya interesan.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar