25 enero 2012

XX Premios Edebé 2011 de literatura infantil y juvenil: Lalana y Mallorquí

Dos que me encantan.

Fernando Lalana, con Parque Muerte, y César Mallorquí, con La isla de Bowen, son los ganadores de la XX edición del Premio EDEBÉ de Literatura Infantil y Juvenil. Si para Fernando Lalana supone su debut en este Premio, para César Mallorquí es su consagración, al ser el autor que ha conseguido dicho galardón en más ocasiones: 1997, 1999, 2002 y 2011.

En Parque Muerte, Lalana quería hablar con su humor, a veces sarcástico y con doble sentido, de un tema incómodo, no habitual en la literatura infantil: el suicidio y la muerte. Con el escenario de un peculiar parque temático, el autor nos sumerge en un relato de intriga, fantasía y amor, en el que los muertos parecen vivos y los vivos se visten para parecer muertos.
Por su parte, César Mallorquí hacía tiempo que esperaba el momento adecuado para escribir una historia al estilo de su admirado Julio Verne. Pero pronto se dio cuenta de que no quería imitarlo, sino reproducir los recuerdos y las sensaciones que la obra de Verne habían dejado en él. Y así empezó a escribir, guiándose tan solo por el amor a un género. Leer nota completa

6 comentarios:

  1. Jo, enhorabuenísima a ambos, dos autores que a mí también me encantan!

    ResponderEliminar
  2. En fin no es por criticar pero a ver cuando empiezan a conceder premios a gente desconocida y no a los mismos de siempre, que ya pasamos de sospechoso a culpable... y esto no quita para que sean dos escritores de lo mejor!!!!

    ResponderEliminar
  3. He leído a ambos y sin duda merecen ser galardonados, pero quizá deberían otorgárseles a otros autores que igualmente se lo merecen y no son visibles para el gran público.

    ResponderEliminar
  4. José Juan, Isa.
    El problema de lo que decís es que, si no se demuestra lo contrario, el jurado no sabe a quién premia hasta después de premiarlo. Es decir, se premia un libro y luego se abre la plica y se descubre el autor. Habrá veces en que alguno tenga un estilo tan reconocible, que sepan a quién están premiando (o incluso alguno que llame a la editorial paras decir "os he mandado este libro al premio", actitud que desapruebo), pero en la mayoría de los casos, no.
    Yo no estoy dentro de ningún premio, pero muchos de los infantiles/juveniles tienen fallos que no parecen de concursos otorgados de antemano.

    ResponderEliminar
  5. Que los autores premiados son de lo mejor del actual panorama es indiscutible, que los dos hayan publicado en la editorial que patrocina el premio también... Y lo del sistema de plicas y el desconocimiento del autor de la obra merecería varias páginas... los propios autores se preocupan por dar a conocer que participan en los concursos, o sus editores o agentes (y me parece normal). Pero los premios deberían de servir para potenciar a nuevos autores.

    ResponderEliminar
  6. Yo no conozco los entresijos de ningún premio y no pongo la mano en el fuego por ninguno, solo te puedo hablar de mi experiencia propia. Yo nunca he avisado a la editorial de que me presentaba a un premio y muchas veces he llegado a ser finalista, en una ocasión gané un segundo premio. Los que intenten mover otros hilos por su cuenta, allá ellos con su conciencia. A ti te parece normal, a mí, no. Yo quiero saber si mi libro gusta con independencia de mi nombre (que, dicho sea de paso, tampoco es tan conocido como para que un jurado se vuelva loco), y me consta que muchos escritores con mucho más nombre que yo actúan de la misma forma.

    Con respecto a lo de que los premios deberían servir para potenciar a nuevos autores, suelo poner un ejemplo: ¿tú verías lógico que la organización de Roland Garros no dejase participar a Nadal porque lo ha ganado muchas veces? ¿O Nadal, por su propia voluntad va a dejar de participar para que otros tengan oportunidad de ganarlo?

    José Juan, me encanta intercambiar opiniones contigo, sobre todo por el buen tono de las mismas. Yo te he dejado mi punto de vista personal, es lo más que puedo hacer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar