18 junio 2010

Lanzamiento de Laila Winter y la Maldición de Ithirïe y reflexión lingüística

Ha salido la tercera entrega de Laila Winter, de Bárbara G. Rivero. Se trata de Laila Winter y la Maldición de Ithirïe. La repercusión en internet, de la que ya hablé al anunciar el lanzamiento de la segunda entrega, no ha hecho más que aumentar. Todas las exclusivas de este libro las ha tenido la letrera Alba, una de las más fervientes seguidoras de la saga.
Bárbara G. Rivero tiene un blog que es una especie de álbum de fotos (o dibujos) de sus libros, se llama El Hada y el Kris.

Leyendo la primera frase del libro (gracias de nuevo, Alba) me ha chirriado una reiteración innecesaria (pleonasmo) que voy a compartir. ¿Por qué decir "Estaba amaneciendo, y era el amanecer más bonito que había visto en su vida", si nos daría exactamente la misma información "Era el amanecer más bonito que había visto en su vida"?
Que conste que no es una crítica al libro, ni siquiera a la forma de redactar de Bárbara, que compruebo que es muy buena leyendo las siguientes páginas. Simplemente me ha llamado la atención por ser la primera frase y porque de algún modo me he visto reflejado en ese vicio que trato de evitar, no siempre con éxito.

8 comentarios:

  1. En algunos casos el pleonasmo tiene valor expresivo y se utiliza como recurso estilístico. Creo que es el caso, se usa como figura de construcción para añadirle expresividad a lo dicho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también creo que es un uso acertado. Lo que se trata es de transmitir un momento muy preciso, al que acompaña un sentimiento que de otro modo no se percibiría tan intensamente. Utilizar sólo la segunda parte de la frase para evitar el pleonasmo le resta emotividad.

    ResponderEliminar
  3. Puro estilo, sin más.
    Como dice Desiagirl, aporta expresividad ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos, les escribo para recomendarles una página en donde podrán encontrar información sobre danza, teatro, cine y literatura. Espero les guste tanto como a mí. Saludos.
    http://www.cultura.unam.mx/

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto, todo es cuestión de estilo. ¡Pero hay estilos y estilos! Decir que es "puro estilo" no justifica nada. Y la reiteración nunca aporta expresividad, sino todo lo contrario. Mucho mejor sugerir.

    ResponderEliminar
  6. A mi me resulta repetitivo e innecesario. Es muy típico de la literatura en español. No parecemos capaces de escribir sin florituras innecesarias. Es como si tuviésemos la necesidad de demostrar que sabemos mucho. Me resulta empalagoso.

    ResponderEliminar
  7. A todas luces es un recurso de estilo, que trata de acentuar la emoción del momento, y cuyo uso es absolutamente correcto y apropiado.

    Es una pena ver como muchos lectores están cerrados a todas las formas de expresión que no hayan leído una y mil veces. Por suerte la literatura es mucho más que eso.

    Y no lo digo por el artículo de JG sino por alguno de los comentarios, que me ha parecido un poco sectario y "absolutista".

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí me parece que en este caso el pleonasmo es útil. Primero sitúa la acción ("Estaba amaneciendo") y luego describe los sentimientos que causa ese amanecer. Además, suena bien y al fin y al cabo ese es el objetivo. ¿No?

    ResponderEliminar