14 marzo 2010

El libro del cementerio, Neil Gaiman

Gaiman es un autor bien conocido en el mundo del cómic y de la literatura fantástica en general. Sus historias tienen una voz propia, un punto entre oscuro y original que le otorga una gran personalidad a todo lo que escribe. Y esto es algo que últimamente es difícil de encontrar dentro de lo mucho que se publica de género fantástico.
Ya era un autor de culto por The Sandman en el mundo del cómic, pero sus novelas no se quedaban atrás: Neverwhere, Stardust o Buenos presagios, escrita esta última en colaboración con Terry Pratchett (otro gran clásico), llevaban ya tiempo cautivando a sus lectores. En los últimos años han pasado dos cosas interesantes en la carrera de Neil Gaiman: la primera, que ha empezado a regalarnos algunas obras para el público infantil y juvenil, que llevan su sello de calidad y originalidad. Y la segunda, que está empezando a ser conocido por el gran público gracias a la adaptación cinematográfica de algunas de sus novelas: primero fue Stardust y últimamente la genial Coraline, un cuento siniestro y a la vez profundamente evocador.

Lo último que nos ha llegado de Gaiman es El libro del cementerio, una novela juvenil editada por Roca que, como todo lo de este autor, vale mucho la pena. En ella se nos relatan las peripecias de un joven, llamado Nadie o "Nad", a través de diferentes etapas de su vida. Pero se trata de una vida de lo más particular: cuando es apenas un bebé, Nadie sobrevive al misterioso asesino enviado para acabar con su familia por razones que inicialmente no se nos desvelan, y acaba siendo acogido por los peculiares habitantes del cementerio cercano. A lo largo de toda su infancia y adolescencia, Nad será educado por estos seres y entablará una compleja relación con el mundo de los muertos, a caballo entre una y otra realidad: después de todo, él está vivo, aunque no tarda en adquirir algunos de los poderes de los entes sobrenaturales. Desde su nuevo hogar atisbará retazos del mundo que se extiende más allá de la verja del cementerio, y al que, de momento, no puede regresar, porque el asesino de su familia todavía lo está buscando.

Se trata de una novela siniestra y entrañable a la vez, cuyo gran acierto está en sus personajes y en la ambientación del mundo que recrea. Una versión muy particular de El libro de la selva a través de la mirada de Neil Gaiman que, además, ha obtenido el título de Mejor Novela Independiente Extranjera del 2009 de la revista El Templo de las Mil Puertas. Para no perdérsela.

6 comentarios:

  1. Cierto, muy recomendable. Estoy leyéndolo ahora por consejo entusiasta de mi hija de doce años, que acaba de devorarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Lo he leído también. Lo recomiendo, desde luego. Me gusta especialmente la construcción de los escenarios, describe con mucha maestría

    ResponderEliminar
  3. Siempre grande, Neil Gaiman. Mi escritor favorito. Excelente reseña..!! ;)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Algunos hablan de él como el Tim Burton de las letras.
    Uschtu, como siempre un placer contar con tus reseñas.

    ResponderEliminar
  6. Fantastica noticia...algo bueno tenia que tener esta recien empezada semana ya que tan mal termino la pasada. Saúdos e apertas.

    ResponderEliminar