12 marzo 2010

Adiós a Miguel Delibes, un clásico

Pocas veces he tenido la sensación de escribir en el blog una entrada sobre algo que fuese historia pura. El día de hoy aparecerá en los libros de texto debajo del nombre de Miguel Delibes y al lado del 17 de octubre de 1920, la fecha de su nacimiento. Pocos escritores han concitado en vida tanta unanimidad sobre su calidad literaria. Su estilo se sustentaba en la sencillez, huía de adornos, artificios y virguerías.
Pero por muy importante que fuese, no tendría cabida en este blog si no fuese por su compromiso absoluto con la infancia. Él mismo decía que los temas de sus libros eran: "Muerte, infancia, naturaleza y prójimo". En muchas de sus obras, incluso en las no pensadas a priori para un público infantil o juvenil, hay personajes infantiles o que recuerdan su niñez.
Según Carmen Bravo-Villasante, hay dos tipos de niños en las obras del vallisoletano: el nacido en el campo, en el seno de una familia humilde, y el chaval urbano, típico de la clase media alta. El niño rural disfruta de un contacto directo con la realidad de la vida, y está representado sobre todo por el pequeño Nini, personaje principal de Las ratas. El niño de la ciudad es rico, caprichoso, mimado e ignorante. Es el niño que hace preguntas porque no sabe nada.

Por citar algunos:

- En la primera parte de La sombra del ciprés es alargada se cuenta la etapa de niño huérfano de Pedro.
- El camino: Daniel El Mochuelo y sus amigos Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso, nombres y motes asociados de forma indeleble a mi niñez.
- Mi idolatrado hijo, Sisí.
- Las ratas y esos magníficos Nini y el tío Ratero.
- Mi mundo y el mundo.
- El príncipe destronado.
- Tres pájaros de cuenta.
- La vida sobre ruedas, que incluye Mi querida bicicleta.
- Los niños.

En el Diario de Navarra recuerdan que dijo: "En mi opinión hay poca diferencia entre escribir literatura infantil y literatura para mayores. La única concesión que yo he hecho ha sido evitar las digresiones, porque al chico hay que contarle todo seguido. Yo ponía voz de tonto, como se habla a veces a los chicos, pero enseguida me di cuenta de que son mucho más listos de lo que pensábamos".

Se va sin el Nobel, pero con el reconocimento unánime, en España y en el extranjero. Si eres políglota, puedes leer la noticia en un montón de idiomas: The independent, Le Monde, Frankfurter Allgemeine, Clarín, O Globo, Elnashra, Tvxs, Ansa, РИА Новости...

7 comentarios:

  1. Y, pese al eco que se ha hecho la prensa internacional, yo aún creo que en el extranjero no se le ha tratado como merecía. Ojalá no se hubiera marchado sin el Nobel.

    Tienes razón, este día estará en los libros de historia.

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Soy un admirador de Delibes y de Felix Rguez. de la Fuente. Los dos eran amigos; nos hubiera gustado que Felix viviera muchos años más, y que hubieran compartido muchas experiencias juntos.
    Los programas de Felix gustaban mucho a los niños de la época, lo mismo que las lecturas que sugieres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un aniversario más a añadir a la historia de la literatura y la lengua española

    ResponderEliminar
  4. se marcha sin el Nobel pero con la seguridad de tener críticas estupendas y dejando una obra de calidad basada en la sencillez. Es cierto que siempre aparecen niños en sus obras y que, sobre todo, entendió muy bien que a los niños no hay que tratarlos con diminutivos ni explicarles las cosas como si fueran deficientes. Basta con hacerlo sin digresiones (como tú has dicho). Entendió muy bien que la literatura infantil y la juvenil deben ser inteligentes y tienen que forzar al niño a comprender contenidos. Será por eso que muchos de sus libros se leen en las escuelas y que son capaces de emocionar a los estudiantes tanto como al lector adulto. Porque Delibes fue un escritor universal.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Es emocionante comprobar la unanimidad de varias generaciones de españoles que crecimos y nos hicimos adultos leyendo sus obras. Todos esos niños que fuimos y que aún permanecen por ahí, agazapados en algún rincón de nuestra intimidad, han asomado sus cabezas para decirle adiós y gracias a don Miguel. Poca gente se habrá ido rodeado de tanto cariño. No hay más que asomarse a la "blogosfera" para comprobarlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. guaaa!! me encanta el blog, por que siempre encuentro temas muy interesantes.

    ResponderEliminar
  7. muy interesante el articulo, mi enhorabuena sigue asi

    ResponderEliminar