09 noviembre 2007

Misterioso asesinato en Oz, de Carmen Pacheco, Premio Leer es Vivir

La publicista almeriense de 27 años, Carmen Pacheco Gómez, ha obtenido el XI Premio de Literatura Infantil y Juvenil "Leer es vivir", en su modalidad juvenil, por su libro "El misterioso asesinato de Oz", que será su primer libro en ver la luz. La historia mezcla ciencia-ficción y literatura policiaca.
Este año han optado al premio cerca de 200 obras.
Dos cosas me hacen reflexionar, o al menos me llaman la atención, al leer la noticia de este premio:
La primera es el creciente número de publicistas o gente que ha tenido relación con la publicidad dentro de la literatura infantil y juvenil. A bote pronto: Carlos Ruiz Zafón, César Mallorquí (no dejo de recomendar su blog), Santiago García-Clairac, Roberto Santiago... No es bueno ni malo, simplemente es algo que ocurre.
Y la segunda es que la modalidad infantil haya vuelto a quedar desierta. De los once años de vida que tiene el premio Leer es vivir, casi la mitad, cinco veces, ha quedado desierto en esa modalidad (ver premiados). Aunque a primera vista, esto puede parecer un castigo a los escritores, en realidad es un castigo para el premio en sí. Son heridas que se acumulan, pero de las que espero que se recuperen pronto.

4 comentarios:

  1. Hola a todos. ES la primera vez que escribo en este blog, aunque lo he visitado varias veces. Tengo un par de libros de literatura infantil publicados hasta el momento y da la casualidad de que presenté una obra infantil al premio LEER ES VIVIR en su modalidad infantil. Jamás esperaba que el premio quedara desierto y no considero en absoluto que la editorial EVEREST trate de castigar a nadie (eso sería una ofensa, porque equivale a decir que los que nos dedicamos a esto no sabemos hacer literatura de calidad), sino que más bien es algo que obedece a intereses comerciales. Lo que yo me pregunto entonces es lo siguiente: ¿para qué narices convocan la modalidad infantil? ¿No son capaces de encontrar en el amplio panorama de la literatura infantil un autor al año que merezca la pena?
    Un cordial saludo,
    Enrique Cordero

    ResponderEliminar
  2. Vamos por partes.
    Cuando digo que cada vez que un premio queda desierto es una herida para el premio, me refiero a que escritores con obras de calidad no han mandado sus originales al premio. Siempre es preferible que tengan dudas entre varias obras a las que premiar a que no encuentren ninguna. No es que no sean "capaces de encontrar en el amplio panorama de la literatura infantil un autor al año que merezca la pena", es que si esos autores no mandan obras al premio, por mucho que busquen, no van a encontrar.
    Si el premio obedeciese sólo a intereses comerciales lo darían a alguna obra aunque no considerasen que lo mereciera y, con la excusa de que tiene un premio, algo venderían.
    Yo entiendo que fastidia presentar una obra y que el premio quede desierto (a mí también me pasó una vez), pero así es la vida. El jurado es soberano y más imparcial que uno mismo para juzgar la obra.

    ResponderEliminar
  3. Evidentemente, hablaba desde el fastidio y la rabia. Jamás se me ocurriría cuestionar un jurado (tienes razón en que es más imparcial que uno mismo), pero das por supuesto unos hechos que me resultan bastante inverosímiles y, desde luego, imposibles de demostrar: "escritores con obras de calidad no han mandado sus originales al premio"; "si esos autores no mandan obras al premio, por mucho que busquen, no van a encontrar". ¿Quiénes son esos autores? ¿Cómo sabes que ninguno de ellos se presentó?
    Un cordial saludo,
    Enrique Cordero

    ResponderEliminar
  4. El jurado es soberano. No lo discuto pero me queda la duda de algunos de los premios que se dan en certámenes. Misterioso asesinato en Oz, no cabe duda que es un libro entretenido. Pero sólo entretenido en el momento que avanza la historia en la mansión una vez asesinada una de las comensales. Por lo demás, el principio aburre, además de que se nota la influencia de Agatha Christie, lo que resta originalidad y es claramente predecible el final. Lo único creativo lo de los servomecas. Pero me parece un libro inacabado. NO juzgo jurados, más que nada porque no sé como son o fueron el resto de las obras. No obstante, no me parece digno de ningún premio más que por los dibujos de la portada. Y esto no lo digo yo, un entusiasta de los libros de críos, sino que mi sobrina, a quien se lo regalé porque le gustó la portadilla, opina igual. Curiosamente, el otro día en la biblioteca infantil, a la que voy con ella, mientras ella buscaba libros, lo vi, al lado de uno de un robot de un tal Miguel A. Pacheco. Me pregunto si será el padre de la autora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar