28 agosto 2006

Vuelve Peter Pan (si es que alguna vez se fue)

"Algo está pasando en Nunca Jamás para que los antiguos Niños Perdidos (capitaneados por los hermanos Wendy y John), ahora convertidos en doctores, jueces y músicos respetados con sus propios hijos, hayan convocado una reunión de emergencia y vuelvan a hablar de aquella noche en la que sobrevolaron Londres. La cosa, aseguran, no puede ir a peor: comienza por la noche, nada más meterse en la cama, donde sueñan que recorren de nuevo los bosques y nadan en los lagos de Nunca Jamás, para despertarse con el pijama empapado y oliendo a pescado, con una espada entre la sábanas o con la cara pintada de indio. Con Garfio durmiendo eternamente en el estómago del cocodrilo que una vez le dejó manco, la sensación de peligro es aún más extraña.
Sirva esta introducción de «Peter Pan de rojo escarlata», que es como se llamará la segunda parte del clásico escrito por J. M. Barrie. Porque poco más se puede dar a conocer de uno de los secretos mejor guardados de este 2006 que quiere ser «Año Peter Pan»: en nuestro país se acaba de reeditar también el libro original con ilustraciones «retro» de Fernando Vicente.
El 5 de octubre de 2006 es el día elegido para su lanzamiento mundial, después de que hace dos años, coincidiendo con la extinción de los derechos de propiedad que tiene el hospital infantil Great Ormond Street sobre el personaje (que Barrie cedió antes de morir), se convocara una suerte de «Operación Triunfo» literaria. El hospital buscaba una persona que fuese capaz de darle continuidad a una historia inolvidable sin traicionar el espíritu de Barrie, a la vez que, suponemos, alargar de nuevo los derechos sobre el personaje y crear un fenómeno que pudiera competir con los nuevos y viejos «Harry Potter» de la literatura infantil y juvenil. Finalmente, la ganadora fue Geraldine McCaughrean (Londres, 1951), aunque curiosamente en los foros de seguidores se podía leer que una de las celebridades que lo intentaron fue la propia Rowling... El secretismo con el que se lleva «Peter Pan de rojo escarlata» es casi de sumario judicial -la editorial que lo publicará en España y 22 países americanos, Alfaguara, incluso se ha visto obligada a hacer firmar un contrato de confidencialidad a todos los periodistas que han puesto las manos encima de las galeradas para que no se les escape ningún detalle crucial-, pero podemos adelantar algunas cosas sin miedo a estropear el pastel al lector.
En primer lugar, el título dice mucho de lo que encontraremos en sus páginas: un País de Nunca Jamás que ha perdido sus verdes y azules para teñirse de rojo sangre. Como si hubiese pasado de la primavera eterna al otoño. Y algo parecido parece haberle pasado al propio Peter Pan, que viste con la levita escarlata que una vez llevara su archienemigo el capitán James Garfio. Y es que Peter muestra en esta segunda parte un abanico de sentimientos que nunca nos imaginamos en él: caprichoso, vanidoso y envidioso, loco por desenterrar el fantasma (y el tesoro escondido) del pirata. Hasta sus cabellos se han oscurecido. Podríamos decir que veremos a un Peter Pan «políticamente incorrecto». «En esta segunda parte me he encontrado con sorpresas -dice Isabel González Gallarte, traductora-, Barrie dio pinceladas de las psicologías de los personaje y McCaughrean ha sabido retomarlas y llevarlas más lejos». Y se han introducido nuevos: a falta de Campanilla, otra hada ocupa su lugar, y hace su aparición un misterioso domador (el Hombre Deshilachado, le llaman), dueño de un circo, que decide acompañar al grupo y que desprende un olor a huevos de serpiente y jarabe para la tos. ¿Qué que pasa con James Garfio? Alguna sorpresa dará, una vez el «tic tac» del cocodrilo se haya parado."
Fuente: La Razón

Ya me estoy imaginando al jurado de esa Operación Triunfo literaria:
- En general bien, pero vigílame esas metáforas, que en ocasiones chirrían.
- Por favor, en tres líneas has cambiado cinco veces de la primera persona a la tercera, ¿quién te ha metido aquí? Nominado.
- Tu prosa es correcta, directa, eficaz, pero le falta el puntito de genialidad. No obstante, seguirás buscando ese puntito dentro de la academia.
- Estamos hablando de Peter Pan, ¿cómo nos metes esa disquisición de veinte páginas sobre cómo la vida se arrincona ante el descomunal vacío de la muerte? Nominado, pero preséntate al casting de "OT - Escritores de culto".

Ahora en serio, es una operación de marketing como otras muchas. Si, como parece, reportará beneficios al susodicho hospital infantil, bienvenida sea; y si encima recupera el clásico de Barrie (como las pelis de El Señor de los anillos han hecho con los libros de Tolkien), pues bienvenida sea.

1 comentario:

  1. Desde Santa Fe, Argentina: gracias por compartir ¡excelente y necesario tu desafío! ¡Felicitaciones!
    M.

    ResponderEliminar