15 mayo 2007

Lucía Etxebarría publica La fantástica niña pequeña y la cigüeña pedigüeña

Como muchísimos escritores, Lucía Etxebarria ha empezado a escribir literatura infantil tras ser madre.
Fragmento de una entrevista en Europapress:

"Además de Cosmofobia ha publicado recientemente un libro infantil...

Sí, se llama La fantástica niña pequeña y la cigüeña pedigüeña. Está ilustrado por Víctor Coyote, que es un gran amigo mío y que en Cosmofobia aparece como personaje secundario. Es un libro que explica por qué a los niños ya no los trae la cigüeña y también por qué hay niños de muchos tipos y de muchos colores. Lo escribí para mi hija, que es la protagonista, y porque no encontraba ningún libro para niños que explicase estos temas. Este cuento tiene mucho que ver con Cosmofobia porque también sucede en un cole, el de mi hija, en el que, como en la ludoteca que aparece en Cosmofobia , hay niños de todos los colores. Me encanta el libro, que ha quedado preciosos porque Víctor es un ilustrador muy moderno, nada cursi.

¿Qué tal la experiencia de escribir para niños?

En el futuro me gustaría hacer más libros para niños, mi hija debe tener unos cien cuentos y cada noche hay que leerle uno, así que me estoy haciendo una experta en el género y creo que en España todavía no estamos a la altura de otros países en lo que a álbum ilustrado infantil se refiere. No les regalamos muchos cuentos a los niños; lo veo en mi propia hija, porque la única que le compra cuentos por su cumpleaños soy yo, a nadie más se le ocurre. Y si no le inculcas a un niño el amor por los libros y el hábito por la lectura desde pequeño, no tiene sentido que cuando llegue a adolescente te quejes de que sólo le interesa hacer botellón y ver Gran Hermano."

5 comentarios:

  1. Tiemblo solo de pensar en lo que esta mujer puede considerar literatura infantil.

    ResponderEliminar
  2. ¿De verdad que no encontró ningún libro de para niños que hablara de los niños de otras razas que vivan en España?. Pues vaya búsqueda exahustiva que hizo la muchacha.

    ResponderEliminar
  3. A veces los escritores de "adultos" que pasan a escribir infantil o juvenil creen que vienen a descubrirnos el mundo.

    ResponderEliminar
  4. Ahí, ahí. Ya echaba en falta un poco de sangre a costa de este notición que sin duda hará temblar los cimientos de la LIJ. Por cierto, JG, magnífica tu labor. Lástima que en esta entrada se te haya colado una errata. Debería decir: "la Única que le compra cuentos por su cumpleaños soy Yo", con mayúsculas, como Gran Hermano.

    ResponderEliminar
  5. Según palabras del crítico Gustavo Puerta Leisse en El Cultural:

    "Una figura mediática, la “preocupación” de un padre/madre famoso, una moraleja evidente, un ilustrador guay al servicio del ego del escritor, purpurina en la portada y un gran grupo editorial detrás son los ingredientes de un producto de mercado que se autocalifica de literatura infantil, presume de su originalidad y, en definitiva, no es más que una obra mediocre, autocomplaciente que aspira al éxito fácil. En el ámbito anglosajón hallamos una situación semejante. Sin embargo, tras bestsellers como los libros álbumes de Madonna existe un editor que se preocupa por conseguir un obra solvente y la modestia de una artista que asume la dificultad que supone escribir un libro para niños. Esto no sucede en España: parece que, siempre que sea políticamente correcto, cualquiera puede publicar cualquier cosa para niños.

    ¿Es necesario recordar que la literatura infantil debe ser antes que todo literatura? Que requiere cierta sensibilidad, cierto interés por el lenguaje, cierta búsqueda estética. Que exige trabajo, vocación y talento. Un libro que se autopromociona como “un cuento entrañable que invita a los pequeños lectores a vivir con naturalidad las diferencias” tiene un propósito ajeno al literario. Contar un cuento a un pequeño no implica que sepamos escribir para niños. Tener un anécdota divertida, preocuparse por un problema social o querer mucho a un hijo tampoco son suficientes. Hace falta tomarse en serio al niño, la escritura y tener algo que contar. Pero, al parecer, esto es mucho pedir."

    ResponderEliminar