27 enero 2016

La inquietante (os explico por qué) buena noticia del cuento inédito de Beatrix Potter

Ilustración de Kitty-in-Boots, de Facebook de Quentin Blake
Aparece un cuento inédito de Beatrix Potter y para colmo lo va a ilustrar Quentin Blake.
La noticia es buena, muy buena. Y LIJ, muy LIJ.
Sin embargo, para mí ha resultado inquietante porque he terminado hace unos días la novela Esta noche moriré, de Fernando Marías. Pero no adelantemos acontecimientos, que lo importante es la noticia y no lo que me pueda haber producido a mí.

The Tale of Kitty-in-Boots fue escrito por la creadora de Peter Rabbit hace más de cien años y descubierto por la editora Jo Hanks (explica cómo aquí). Frederick Warne & Co, la editorial que publicó los libros de Beatrix Potter hace tantísimo años será la encargada de publicarlo. Beatrix Potter sólo había realizado un dibujo para la historia y  han decidido que, aunque no compartan estilo, lo ilustre Quentin Blake. Trata de una gatita bien educada que lleva una doble vida y, al parecer, hay un "cameo" de Peter Rabbit, ya más viejo y lento.

Imagen obtenida de Peter Rabbit
Blake ha dicho que tiene la sensación de que el manuscrito ha estado esperando los 100 años por él. Además, la editorial ha decidido publicarlo durante este año, porque se cumplen los 150 años del nacimiento de la escritora, quien, por cierto, fue la primera figura de la LIJ en aparecer en un Doodle de Google.

Y ahora, el desasosiego.

En la mencionada novela, Fernando Marías (autor también de Zara y el librero de Bagdad, El silencio se mueve) inventó, o "creyó inventar", la Corporación. Se trata de una organización criminal que opera a muy largo plazo. De manera despiadada pero sutil, consigue que artistas creen, solo para ellos, obras secretas que guardan hasta que, años o algún siglo después, el mercado sea propicio o hasta que se cumpla un sonado aniversario. Son capaces de influir en el mercado del arte en su propio beneficio. Es decir, los miembros actuales reciben los beneficios de las obras conseguidas hace generaciones y a su vez trabajan ahora de la misma forma para que miembros que quizá ni hayan nacido puedan retirar esa inversión cuando proceda.

¿Quién nos dice que Beatrix Potter no fue víctima de la Corporación, que ahora está deshaciéndose de su inversión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario