29 septiembre 2012

"Puro", de Julianna Baggot

Desde el éxito de Los juegos del hambre, en la literatura juvenil se ha puesto de moda las "distopías", que es una etiqueta en la que últimamente engoban a toda la ciencia-ficción, sea distópica o no. Puro, de Julianna Baggot, reúne dos subgéneros de la ciencia-ficción y los combina con bastante acierto: por un lado, la distopía que presenta un mundo aparentemente perfecto, pero solo para unos pocos elegidos; por otro, la novela post-apocalíptica, oscura, siniestra y desesperanzadora. 
La acción se sitúa en un futuro no muy lejano, en una Tierra arrasada por las Detonaciones, que destruyeron el mundo conocido, acabaron con la vida de millones de personas y dejaron a los supervivientes secuelas irreversibles, tanto físicas como psicológicas. Entre las ruinas y la desolación, entre cuerpos dañados y almas torturadas por los recuerdos de los ausentes, llega un mensaje esperanzador: "Sabemos que estáis ahí, hermanos y hermanas. Un día saldremos de la Cúpula para reunirnos con vosotros en paz. De momento solo podemos observaros desde la distancia, con benevolencia." 
Pero pasan los años, y todo sigue igual. La vida se vuelve cada vez más aterradora y salvaje, y la esperanza ya no existe. Dentro de la Cúpula, sin embargo, todo es perfecto. Allí habitan los Puros, que no se vieron afectados por las Detonaciones, que se conservan intactos y viven en una sociedad sin tacha, con un nivel de vida incluso superior al que había en el Antes. La Cúpula es inalcanzable para todos los que viven fuera, los impuros, como la joven Pressia. Sin embargo, en el interior, algunas personas empiezan a preguntarse qué hay de verdad en la historia oficial. Gente como Perdiz, un muchacho que cree que su madre podría seguir con vida... fuera de la Cúpula. 
La novela cuenta los dos puntos de vista, el de la sociedad aparentemente perfecta de Perdiz y el del mundo post-apocalíptico de Pressia, y ambas historias se trenzan hábilmente hasta transformarse en una. Destacaría también la trama, llena de sorpresas y giros inesperados, y el mundo desarrollado por la autora, que está bastante trabajado. Esto se agradece especialmente porque hay muchas novelas de este tipo en el que el marco futurista es solo eso, un marco, descrito con apenas un par de pinceladas y que pasa a un segundo plano en cuanto empieza a desarrollarse la historia de amor de turno. En este libro no es así. El mundo en el que viven condiciona a los protagonistas, está presente en cada página, lo conoces con mayor detalle a medida que avanza la historia, hasta que se convierte en un personaje más. La novela tiene, además, una buena dosis de misterio y de enigmas del pasado que resolver. 
Y también es dura y tiene algunos momentos que sorprenden por su violencia y crudeza, al más puro estilo Los juegos del hambre. No sé si es un aspecto positivo o negativo; a mí personalmente no me gustan, pero hay quien piensa que, cuanto más violenta sea una historia, más "adulta" y "madura" es, y por tanto, mejor. Yo, desde mi humilde opinión, discrepo. También creo que esta novela tiene suficientes elementos originales como para no pasar por un clon de Los juegos del hambre, por lo que quizá este tipo de comparaciones, que incluso fomentan desde la propia editorial (léase la frase promocional de la portada: "Si Katniss pudiera escaparse de sus libros y escoger una mejor amiga, Pressia sería una excelente candidata"), le hagan más mal que bien. 
En todo caso, y a pesar de esto, considero que es un buen inicio de trilogía; el mundo es coherente y está bien trabajado, con una "prehistoria" que vamos descubriendo poco a poco (aunque quizá algunos de los "giros inesperados" estén un poco forzados); los personajes también están muy bien desarrollados, con unos secundarios más que interesantes, y pasan muchas cosas; no se trata de una primera parte meramente introductoria. Pero, como de costumbre, habrá que esperar a leer la continuación; la segunda parte, titulada Fused, verá la luz en inglés en 2013.
Mientras tanto, aquí tenemos el book-trailer que se hizo desde la editorial:: 
 



3 comentarios:

  1. Es normal que la comparen con LJDH, porque ya se sabe que los lectores caemos siempre en estas cosas ;). Aun así, como dices, la novela tiene la suficiente fuerza como para no necesitar esas estrategias. A mí me encantó, me parece de las mejores distopías que se han publicado este año :).

    ¡Besos, Jorge!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Alba.
    Muchas gracias por los besos, pero si iban al responsable de esta reseña, deberían ir a la gran Uschtu.

    Uschtu, no te voy a dar la enhorabuena por una reseña tan interesante por no parecer pesado. Pero ¡enhorabuena! Uy, se me ha escapado.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay! Acostumbrada a que firmes tú, no me di ni cuenta ;).

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar