23 agosto 2006

La piel de la memoria. Jordi Sierra i Fabra

Kalil Mtube, africano, es vendido por su padre a la edad de once años por quince dólares. En ese mismo momento empieza su calvario. El duro traslado hacia lo desconocido sólo es un aperitivo de lo que le espera. Primero, en una plantación de cacao en Costa de Marfil: esclavizado, vejado, apartado del mundo... trata de escapar y lo consigue, pero termina hacinado en un barco en el que todos los niños van a ser arrojados al mar. La verdadera libertad no llegará hasta más tarde. En esos infiernos descubrirá lo mejor y lo peor del alma humana: deseos de amar y deseos de matar.
Ya sabía que Jordi Sierra i Fabra es un todoterreno de la literatura, pero es que demuestra que se mueve igual de bien en la ciencia ficción, en la denuncia social, en las historias urbanas, en las de humor, en las de amor...
Me ha dejado boquiabierto y con el corazón en un puño. Absurdamente, tenía ciertas reservas antes de leerlo, por el tema. Me olía un melodrama aflojalágrimas; menos mal que al final no me eché para atrás y me embarqué en su lectura. Ha sido apasionante. Con el ritmo ágil "made in Jordi" nos narra las peripecias de Kalil, un chaval que podría ser cualquiera del Tercer Mundo (de esos países llamados, en el colmo de la hipocresía, Países en Vías de Desarrollo).